Inicio Gestión de proyectos Cómo tomar decisiones efectivas

Cómo tomar decisiones efectivas

por Pablo Moreno
Cómo tomar decisiones efectivas

Una decisión consiste en el acto de elegir entre dos o más alternativas disponibles. Se trata de un proceso mental o deliberativo que implica evaluar diferentes opciones y optar por una de ellas. 

Al tomar una decisión, se consideran diversos factores, como la información disponible, las preferencias personales u organizacionales, y los objetivos que se persiguen. También los valores a considerarse en el proceso, y los riesgos y consecuencias de cada opción posible. 

Las decisiones pueden ser simples o complejas, e involucrar desde decisiones cotidianas hasta aquellas que tienen un impacto significativo en la vida personal, profesional o empresarial.

¿Qué tipos de decisiones se pueden tomar?

Para tomar decisiones efectivas, es importante tener en cuenta los diversos criterios a partir de los cuáles pueden clasificarse.

Según el grado de estructuración, se encuentran por un lado las decisiones programadas, caracterizadas por ser rutinarias y repetitivas que se toman con base a reglas, procedimientos o políticas preestablecidas. 

Por otra parte, tenemos las decisiones no programadas. Son únicas, no rutinarias y sin precedentes, y requieren un proceso de toma de decisiones más complejo y un análisis detallado.

En función del nivel de importancia, se destacan tres tipos de decisiones: estratégicas, tácticas y operativas.

  • Las estratégicas afectan a toda una organización o persona a largo plazo. Entre ellas, podemos mencionar la planificación de la dirección futura de una empresa.
  • Las tácticas son decisiones a nivel intermedio que se enfocan en la implementación de estrategias y políticas para lograr objetivos específicos.
  • Las operativas son diarias y de corto plazo, relacionadas con las actividades y procesos rutinarios.

A partir del control que se tiene respecto de las mismas, contamos con decisiones controlables sobre las que se tiene un cierto grado de control directo. También con las no controlables, en relación a las cuales no se tiene control directo, debido a factores externos o circunstancias fuera del alcance.

De acuerdo a la participación en la toma de decisiones, pueden ser individuales. Es decir, tomadas por una persona sin consultar o involucrar a otros. O pueden ser grupales o colaborativas. Lo cual indica que se toman en equipo o con la participación de varias personas, permitiendo diferentes perspectivas y opiniones.

Otros modelos a considerar para poder tomar decisiones efectivas son los siguientes:

  • Racional: evaluación lógica y sistemática de opciones, maximizando el resultado esperado.
  • Incremental: se toman decisiones paso a paso, ajustándose y adaptándose a medida que se recopila más información.
  • Intuitivo o experiencial: basado en la intuición y la experiencia.

Finalmente, incluimos las decisiones vocacionales, una de las más trascendentales en la vida de una persona.

Si bien existen otros criterios y modelos para categorizar los tipos de decisiones, en el análisis precedente seleccionamos algunos de los más reconocidos.

¿Qué impacto tienen las emociones en la toma de decisiones?

Las emociones desempeñan un papel significativo en la toma de decisiones, ya que pueden influir en cómo percibimos la información, evaluamos opciones y finalmente elegimos una acción. 

Reconocer su influencia y buscar un equilibrio entre la racionalidad y la intuición puede ayudar a tomar decisiones efectivas, más informadas y equilibradas.

Algunos impactos de las emociones en la toma de decisiones incluyen:

Influencia en la percepción

Pueden influir en cómo percibimos la información. Por ejemplo, estar de buen humor puede llevar a una visión más optimista de las opciones disponibles, mientras que el estrés puede sesgar la percepción hacia lo negativo.

Toma de riesgos

Pueden afectar nuestra disposición para asumir riesgos. Por ejemplo, la ansiedad puede llevar a evitar decisiones arriesgadas, mientras que la confianza excesiva puede llevar a tomar decisiones precipitadas.

Toma de decisiones rápidas

Pueden impulsar la toma de decisiones rápidas en situaciones donde se requiere una respuesta rápida, como en emergencias o situaciones de peligro.

Influencia en la memoria y el aprendizaje

Las emociones fuertes pueden impactar la memoria y el aprendizaje. Lo cual a su vez puede afectar la toma de decisiones futuras basadas en experiencias pasadas.

¿Qué aspectos se deben considerar al tomar una decisión?

Es importante considerar varios aspectos para tomar decisiones efectivas, más sólidas y fundamentadas, en el marco de un análisis completo de las opciones disponibles y sus posibles resultados.

Una cuestión central a tener en cuenta reside en evaluar cómo se alinean los objetivos, principios y valores, con las metas a corto y largo plazo de las personas u organizaciones.

Por otra parte, es clave recolectar y analizar los datos disponibles para generar información relevante,

También es crítico evaluar las posibles implicaciones y resultados de cada opción a corto y largo plazo, tanto positivos como negativos.

De igual modo, para tomar decisiones efectivas es importante comparar los riesgos y beneficios potenciales asociados con cada opción.

Otro aspecto esencial reside en considerar todas las opciones disponibles y evaluar las fortalezas y debilidades relativas de cada una de ellas.

Asimismo, evaluar el factor temporal, identificando si la decisión es urgente o si puede tomarse con mayor reflexión y análisis.

Además, tomar decisiones efectivas implica reconocer la influencia de la intuición y las emociones, y consultar y buscar asesoramiento en expertos, colegas o personas de confianza.

Por último, una vez tomada la decisión, es vital planificar cómo se implementará y actuar en consecuencia.

¿Cómo es el proceso de toma de una decisión?

El proceso de toma de decisiones suele seguir una serie de pasos generales, aunque puede variar dependiendo de la situación y la complejidad de la decisión que debe tomarse.

No obstante, es importante destacar que este proceso puede ser iterativo y no necesariamente lineal. 

A menudo, las decisiones complejas requieren revisión y ajuste en cualquier etapa del proceso.

Además, la influencia de las emociones, la intuición y otros factores personales también puede desempeñar un papel al tomar decisiones efectivas.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, el proceso de toma de decisión cuenta -en general- con siete etapas:

1. Identificación del problema o la situación

Implica reconocer la necesidad de tomar una decisión y definir claramente cuál es el problema o la situación que requiere una solución.

2. Recolección de información

Contempla la obtención de datos relevantes, información y hechos relacionados con el problema o las opciones disponibles.

3. Identificación de alternativas

En esta etapa se trata de generar y evaluar diferentes opciones o alternativas posibles para abordar el problema.

4. Análisis y evaluación

Involucra la posibilidad de evaluar cada alternativa considerando sus pros, contras, riesgos y beneficios. Y estudiar cómo se alinean estas opciones con los objetivos y valores.

5. Toma de decisión

Apunta a seleccionar la mejor opción basada en el análisis y la evaluación realizada.

6. Implementación

Desarrollar un plan de acción detallado para ejecutar la decisión tomada.

7. Seguimiento y evaluación

Monitorear y evaluar los resultados de la decisión para determinar su efectividad y realizar ajustes si es necesario.

¿Cómo puede apoyar la tecnología a tomar una mejor decisión?

La tecnología puede ser un recurso invaluable para tomar decisiones efectivas y más informadas.

Su capacidad para aportar herramientas que agilizan el acceso a la información, el análisis de datos y la toma de decisiones colaborativas, permite mejorar significativamente la calidad y eficiencia de las decisiones.

Entre los motivos por los cuales la tecnología puede favorecer al proceso de toma de decisiones, se encuentran los siguientes:

Acceso a información 

Ofrece acceso rápido y amplio a una gran cantidad de datos y fuentes de información. Las plataformas en línea, las bases de datos y las herramientas de búsqueda permiten recopilar información relevante para evaluar opciones.

Análisis de datos

Mediante algoritmos y software especializado, se pueden procesar grandes cantidades de datos para identificar patrones, tendencias y relaciones, ayudando en la evaluación de las diferentes alternativas.

Simulaciones y modelado

Herramientas de simulación y modelado permiten prever resultados y escenarios probables basados en diferentes decisiones. Esto ayuda a comprender mejor las posibles consecuencias de cada opción.

Toma de decisiones colaborativas

Plataformas de colaboración en línea facilitan el intercambio de información y la toma de decisiones conjuntas entre equipos distribuidos geográficamente.

Visualización de datos

Gracias a la visualización de datos, como gráficos, mapas interactivos o representaciones visuales, se puede comprender de manera más clara y rápida la información compleja, facilitando la toma de decisiones.

Herramientas de gestión de proyectos

Sistemas y software de gestión de proyectos ayudan en la planificación, organización y seguimiento de las decisiones tomadas, optimizando así su implementación.

¿Qué beneficios aporta tomar decisiones efectivas?

Tomar decisiones efectivas conlleva una serie de beneficios que impactan en diversos aspectos de la vida personal, profesional y empresarial.

Entre las principales ventajas podemos destacar:

I. Mejora en los resultados

Tomar decisiones informadas y bien fundamentadas tiende a conducir a resultados más positivos y exitosos.

II. Aumento de la eficiencia

Decidir de manera efectiva implica elegir la opción más adecuada de acuerdo a los objetivos perseguidos por cada persona u organización. Lo que puede optimizar el uso del tiempo, recursos y esfuerzos.

III. Reducción de riesgos

Una toma de decisiones cuidadosa y considerada, y basada en datos, ayuda a minimizar los riesgos, al anticipar y abordar posibles problemas o consecuencias negativas.

IV. Crecimiento personal y profesional

La toma de decisiones efectiva impulsa el crecimiento personal y profesional, al fomentar el aprendizaje continuo, la adaptabilidad y la capacidad de enfrentar desafíos.

V. Fortalecimiento de la confianza

Al tomar decisiones acertadas, se fortalece la confianza en uno mismo y en las habilidades para abordar situaciones difíciles.

VI. Mejora en las relaciones

La toma de decisiones efectiva puede mejorar las relaciones interpersonales, al generar confianza y respeto por la capacidad para resolver problemas y tomar decisiones con sensatez.

VII. Liderazgo eficaz

La habilidad para tomar buenas decisiones es fundamental en el liderazgo, permitiendo guiar equipos de manera efectiva hacia metas comunes.

Cómo tomar decisiones eficientes: la clave también está en capacitarse

El Centro de e-Learning de la UTN FRBA cuenta con una interesante propuesta formativa, para fortalecer el proceso que implica tomar decisiones efectivas.

  • Análisis de Balance Enfocado en la Toma de Decisiones: apunta a desarrollar un “know–how” dirigido hacia un público que trasciende la restringida esfera de las entidades financieras (en donde esta especialidad nació y se desarrolló).
  • Data Product Management: Data y Analytics: brinda el marco teórico y práctico que da sustento a la gestión de productos a través de la gestión de los datos.
  • Experto Universitario en Counseling: permite obtener conocimientos sobre este campo, profundizar en su concepto y analizar sus campos de desarrollo, como el coaching, la motivación, el desarrollo personal y bienestar, el autoconocimiento, la comunicación y liderazgo, la resolución de problemas y la toma de decisiones.

Dejá tu comentario