Inicio » El lado B de una entrevista laboral: cómo mejorar tus posibilidades de selección

El lado B de una entrevista laboral: cómo mejorar tus posibilidades de selección

por Julieta Ludueña
148 vistas
EL lado B de la entrevista laboral

Lograr participar de una entrevista de trabajo es la primera meta a lograr en un proceso de búsqueda laboral. Compartimos claves y recomendaciones a tener en cuenta para mejorar las oportunidades de éxito.

Interactuar directamente con los reclutadores te ofrece la posibilidad de mostrar el valor agregado que tienes para aportar, y al mismo tiempo:

  • conocer cuáles son las condiciones de trabajo 
  • saber si los objetivos de la empresa contratante se alinean con tus intereses 

Además de prepararte adecuadamente para esta instancia, para incrementar tus probabilidades es importante saber qué ocurre durante una entrevista laboral. 

Cintia Grosiean, profesora de  Centro de e-Learning UTN BA, se refiere al lado B de las entrevistas laborales, en relación a toda aquella información que solo es accesible al reclutador cuando alguien se postula para cubrir una posición, y que al conocerla, dará las pautas de cómo actuar asertivamente y posicionarse favorablemente para el puesto deseado. También incluye saber cómo piensan los selectores y qué esperan encontrar en “el candidato ideal”.

“La entrevista laboral es un proceso comunicativo donde el selector está a la espera de recibir cierta información específica que colabore con la resolución de su necesidad: cubrir un puesto laboral de la manera más óptima y ágil posible.”

Cintia Grosiean

3 pasos previos a realizar antes de postularte a una convocatoria laboral

Antes de presentarte en un proceso de reclutamiento, y para llegar a la instancia de una entrevista laboral, es preciso que realices algunos pasos previos que mejorarán tu nivel de empleabilidad:

Contando con estas herramientas y teniendo en cuenta estos 9 consejos para que realizar búsquedas laborales efectivas, tendrás la base necesaria para aplicar a procesos de reclutamiento en forma efectiva.

¿Cómo obtener buenos resultados en una entrevista laboral?

La clave para un candidato pasa por sacar el mayor provecho a éste proceso comunicativo, facilitando el trabajo del selector y desarrollando mayor fluidez para lograr transmitir quién es y su interés por la propuesta laboral, de una forma auténtica y asertiva”, señala Cintia Grosiean.

Por ello es fundamental comprender la metodología de las entrevistas de trabajo para que:

  • sean confortables, 
  • se desarrollen con mayor seguridad 
  • amplíen las chances de éxito durante esta instancia del proceso de selección.

De igual modo, es importante conocer las razones por las cuales se hacen ciertas preguntas en la entrevista y cómo efectuar las mejores respuestas, aumentando las posibilidades de conseguir el empleo.

¿Cómo prepararse para una entrevista laboral? 

La confirmación de una entrevista laboral plantea a los candidatos la necesidad de atender a algunas cuestiones centrales que deberán contemplar con el objetivo de lograr ser seleccionados para un empleo puntual. 

1) Previo a su realización se recomienda:

  • Analizar la empresa contratante y a quien realizará la entrevista laboral. Conocer en detalle a la compañía a la cual aspiras a ingresar, permitirá fortalecer tu discurso de cara a explicar los motivos por los que deseas trabajar en la organización, y de qué manera se alinean tus metas profesionales con los objetivos corporativos. También es importante tener información del entrevistador, a partir de su perfil en LinkedIn.
  • Preparar la entrevista. Representar la reunión y construir un discurso bien pensado aumentará tus posibilidades de éxito, aportándote mayor solidez.
  • Cuidar el aspecto personal. Se trata de un aspecto de relevancia, ya que aporta un primer nivel de lectura sobre quién eres.

2) Durante la realización de la entrevista:

  • Ser puntual demuestra interés, compromiso, respeto y responsabilidad. 
  • Prestar especial atención al lenguaje no verbal, que supone el 93% de la comunicación entre dos personasAunque no estés pronunciando palabras, tu cuerpo siempre habla. 
  • Ser honestos. La falta de sinceridad queda evidenciada rápidamente.
  • Mostrarse seguros. Tener claro lo que cada uno es, sus potencialidades y aquello que tiene para aportar y sumar valor, transmite seguridad. 
  • Ser positivos. Las emociones positivas son potentes dinamizadores del progreso y también permiten llevar adelante una entrevista laboral con éxito. Una actitud negativa puede generar una mala impresión en relación a la capacidad de liderazgo, resolución de conflictos y trabajo colaborativo. 
  • Sonreír. Cuando sea oportuno no hay que privarse de mostrar una sonrisa, siempre que sea genuina. De esta manera, se transmite tranquilidad y cercanía.
  • Expresar interés en el proceso de selección. Siempre se valoran las actitudes proactivas vinculadas a conocer más sobre la empresa contratante y sus políticas corporativas en relación a cuestiones de interés para el aspirante. De igual modo, la buena predisposición para sobrellevar cada una de las fases de selección.
Las técnicas y los recursos que utilice el responsable de selección serán muy importantes en el desarrollo del proceso de reclutamiento.

Modalidades de entrevista laboral 

Diego Santos comparte los tipos de entrevistas de trabajo más habituales en HubSpot:

1. Entrevistas por dinámica: 

  • Presencial: es la más común y consiste en que el candidato acuda a un punto de reunión, generalmente en las instalaciones de la compañía contratante.
  • A distancia: la pandemia incrementó su uso por cuestiones de necesidad, y el formato más utilizado fue el de videoconferencias. Más allá de la emergencia sanitaria, hoy cumplen la función de tener un primer encuentro con un candidato, especialmente con los que residen en un ámbito geográfico distinto al que está ubicada la empresa.

2. Entrevistas por número de participantes:

  • Personal: involucra una conversación directa entre el reclutador y el candidato, en la que se evalúa la forma de responder, la actitud y  honestidad de la persona que aspira a un puesto laboral. 
  • Grupal: múltiples candidatos son entrevistados al mismo tiempo para cubrir un puesto a varias vacantes. Buscan acelerar el proceso o evaluar el comportamiento de cada uno en un entorno colectivo. 
  • Panel de entrevistas: varios reclutadores que interrogan a un solo candidato. 

3. Entrevistas por tipo de preguntas: 

  • Conductual: se evalúa el desempeño de los candidatos en situaciones determinadas del trabajo. 
  • Por competencias: focaliza en las habilidades de los solicitantes (comunicación, liderazgo, resiliencia). 
  • De estrés: se evalúa a los candidatos con preguntas y situaciones inesperadas que involucran un alto nivel de presión. 
  • De caso: analizan el comportamiento y proceso de un candidato con una situación hipotética, compartida con anterioridad por la empresa. 

4. Entrevistas por estructura:

  • Estructurada: todos los candidatos son evaluados con la misma estructura de preguntas y ritmo de entrevistas. 
  • No estructurada: los reclutadores suelen improvisar y tienen la libertad de realizar las preguntas que estimen necesarias para cada persona. 
  • Mixta: combina ambas modalidades e indaga en la experiencia, habilidades y comportamientos que los candidatos pudieran aportar positivamente al puesto.

Momentos determinantes de una entrevista laboral

Carolina Contreras identifica 2 bloques de una entrevista laboral:

1. Inicio de la entrevista. La primera impresión es central para formar una impresión del postulante, por ello se sugiere:

  • cuidar el aspecto personal, 
  • saludar demostrando seguridad, 
  • mantener una postura erguida (sin exagerar, para no mostrar tensión ni prepotencia)
  • mirar al entrevistador a los ojos
  • intercalar pausas en el discurso, para demostrar dominio y control en la comunicación
  • demostrar seguridad y entusiasmo con la oportunidad laboral y la empresa.

2. Desarrollo de la entrevista. Esta etapa contempla tres fases:

  • Preguntas del entrevistador: llevan al candidato a compartir detalles de su experiencia laboral y conocimientos adquiridos, señalar sus habilidades, analizar sus debilidades y fortalezas, y consultar por las expectativas que tiene sobre su futuro profesional. El objetivo es evaluar si se trata de la persona idónea para el puesto. 
  • Preguntas del entrevistado: el reclutador le da la oportunidad de hacer consultas en las que deberá mostrar interés en el proceso y la oferta laboral. En este espacio, se podrá tomar mayor proximidad y conocimiento sobre la oportunidad laboral y la compañía, para evaluar si le resulta conveniente.
  • Cierre de la entrevista: si hay interés por seguir en el proceso, se recomienda que el candidato pregunte por los próximos pasos (cómo sigue el proceso, cuáles son las próximas etapas y/o cómo continuará el contacto), agradeciendo el tiempo dedicado y la oportunidad para presentarse.  

¿Cómo destacar frente a otros candidatos en una entrevista laboral?

Desde Aircrw comparten 5 aspectos que pueden ayudar a destacarte como candidato:

  1. Personalizar tu currículum en función del puesto al cual te estás postulando.
  2. Investigar y conocer a la empresa contratante.
  3. Presentar información vinculada a la sintonía de tu experiencia personal con el puesto y la empresa, o la similitud de visión y objetivos, por ejemplo, para que el entrevistador te recuerde.
  4. Realizar preguntas que permitan verificar tu interés en la convocatoria, mostrando interés y seguridad. 
  5. Ser creativo o creativa, demostrando energía e iniciativa, a través de una presentación que impacte al entrevistador. 

¿Qué buscan los selectores en un candidato?

Desde Manpower Group destacan que los perfiles con flexibilidad, que gustan de trabajar en equipo y con capacidad de liderazgo y comunicación, son los más valorados.  

En este sentido, mencionan algunos requerimientos que demanda y valora el mercado:  

  • Si bien las capacidades duras son irreemplazables para muchos puestos, las condiciones humanas lo son más aún. Hoy las habilidades blandas le ganan a lo técnico, teniendo en cuenta que los conocimientos específicos pueden ir adquiriéndose con la práctica del puesto.
  • Capacidad de adaptación para convivir con compañeros de diferentes edades.
  • Interés por aprender y mejorar, y idoneidad para “pensar fuera de la caja”. 
  • Aptitudes de comunicación, liderazgo y tolerancia a la presión.
  • Autonomía, buena predisposición, compromiso, proactividad, pensamiento integrador e iniciativa. 

Asimismo, advierten que el equipo es más que la suma de las partes: hoy se trabaja por proyectos, y los equipos se crean, desarrollan y terminan una vez que el objetivo es alcanzado. La capacidad para ingresar en esta dinámica es cada vez más buscada. 

Dejá tu comentario