Inicio ArtículosAdministración y empresas Qué es la Metodología agile y cómo impacta en tu desempeño profesional

Qué es la Metodología agile y cómo impacta en tu desempeño profesional

por Alejandro Watters
1613 vistas

La metodología agile es una herramienta efectiva para los tiempos actuales. Dominarla es un valor agregado en términos de empleabilidad. Hoy la flexibilidad, la rapidez y la adaptabilidad, son capacidades imprescindibles para lograr altos niveles de productividad y competitividad.

Sigue leyendo y entenderás cómo funcionan los marcos de trabajo ágiles.

Los procesos de adecuación o reconversión que están experimentando empresas y personas frente a los cambios que se vienen produciendo a partir de la profundización de la Cuarta Revolución Industrial y la pandemia, llevan a replantearse las formas de gestionar los equipos de trabajo.

El mundo se está transformando aceleradamente. La adopción de tecnologías continúa experimentando el salto temporal que inició a principios de 2020,  se modificaron los hábitos de consumo, las formas de trabajar y de comunicarse. En paralelo, la gestión de las organizaciones y la realización de actividades profesionales ya son lo que eran. 

Se trata de un cambio de época en el que la inmediatez y la ruptura de distancias son algunos de los signos de estos tiempos. 

En el plano personal, no contar con determinadas habilidades hoy consideradas esenciales, como el liderazgo, la resiliencia, la comunicación, la flexibilidad y la adaptabilidad pueden dejarnos fuera del mercado laboral. 

En el caso de las organizaciones las exigencias son similares. Las competencias requeridas a las personas, forman parte de las capacidades con las que deben contar las empresas para poder navegar por aguas cargadas de incertidumbre y dinámicas de alta exigencia.

Frente a este contexto, la metodología agile se constituye en un recurso efectivo para los equipos de trabajo corporativos, emprendedores y profesionales independientes. 

¿Qué es la metodología agile?

La metodología agile permite adecuar la modalidad de trabajo a las condiciones particulares que presenta cada proyecto, aportando la flexibilidad, velocidad e inmediatez que requieren la comunicación e interacción con los clientes. 

De esta manera, se logra adaptar el desarrollo de cada proyecto a un contexto evolutivo y a circunstancias cambiantes, que pueden modificar su planificación inicial, respondiendo a cada nuevo desafío que surja y lo interpele. 

Es por ello que al referirnos a marcos de trabajo ágiles estamos hablando de técnicas orientadas a la gestión eficiente e implementación de buenas prácticas cuyo objetivo es la obtención de resultados productivos.

Se trata de un cambio de paradigma que enfoca el esfuerzo en la creación de valor:

  • sumando al cliente como parte del proceso, 
  • aceptando la incertidumbre a través de iteraciones y adaptación, 
  • maximizando el aporte humano, invirtiendo en las personas y sus interacciones.

Al referirnos a marcos de trabajo ágiles estamos hablando de técnicas orientadas a la gestión eficiente e implementación de buenas prácticas cuyo objetivo es la obtención de resultados productivos

A nivel recursos humanos, los colaboradores de una organización son considerados su activo más importante en todos los niveles jerárquicos, independientemente de los proyectos en los que trabajen y por arriba de los procesos y herramientas que se utilicen para lograr resultados. 

Partiendo de esta premisa, en los marcos de trabajo ágiles se coordinan equipos multidisciplinares para impulsar flujos de trabajo efectivos, que incluyan

  • Toma de decisiones compartida 
  • Capacidad de reacción rápida para realizar ajustes a tiempo
  • Aptitud para evolucionar y adaptarse al mercado 
  • Gestión flexible, autónoma y eficaz
  • Disminución de costes 
  • Aumento de la productividad
  • Mejora de la competitividad 
  • El objetivo de generar soluciones que sean funcionales e intuitivas y productos adecuados a las necesidades del mercado en el momento de su lanzamiento. 

Como destaca María Tena en el blog del BBVA, la metodología agile es una filosofía que supone una forma distinta de trabajar y organizarse. Cada proyecto se divide en partes que deben completarse y entregarse en pocas semanas. El objetivo es desarrollar productos y servicios de calidad sintonizados con las necesidades de los clientes, cuyas prioridades cambian a una velocidad cada vez mayor.

Desde Progressa Lean apuntan que la clave del éxito de la metodología agile reside en su capacidad para:

  • Organizar y repartir el trabajo de una manera veloz y flexible entre equipos multidisciplinares
  • Mantener la dirección sin caer en la rigidez de los métodos en cascada o waterfall, que planean el trabajo sin lugar a imprevistos
  • Tomar la mejor opción en cada momento sin comprometer el proyecto. 

¿Cómo surgió la metodología agile?

El término ‘métodos ágiles’ surgió hace dos décadas, en 2001, durante una reunión en Utah (Estados Unidos) de la que participaron 17 críticos de los modelos de mejora del desarrollo de software basados en procesos, convocados por Kent Beck, ingeniero estadounidense co-creador de las metodologías de programación extrema (eXtreme Programming o XP)​ y el desarrollo guiado por pruebas (Test-Driven Development o TDD).

Durante la convención se abordaron las técnicas y procesos para desarrollar software y en el transcurso del debate se definieron como ágiles a los métodos que estaban surgiendo como alternativa a las metodologías formales (CMMI, SPICE), considerabas excesivamente pesadas y rígidas, por su carácter normativo y fuerte dependencia de planificaciones detalladas previas al desarrollo.

Al final de la actividad se resumieron los principios sobre los que se basan los métodos alternativos en los postulados plasmados en el Manifiesto Ágil.

Veinte años después la metodología que surgió para dar respuestas y soluciones a la industria del software, es utilizada en prácticamente todos los sectores productivos, trascendiendo ampliamente el objetivo de sus creadores. 

¿Cuáles son los principios ágiles?

El Manifiesto Ágil, que surgió de aquella reunión de desarrolladores de software en Utah, sentó las bases de la gestión de proyectos de todo tipo de organizaciones a través de 12 principios referenciados por Kanbanize:

  1. Satisfacer las expectativas de los clientes por medio de la entrega temprana y continua, fomentando las instancias de feedback desde el comienzo de cada proyecto.
  2. Aceptar positivamente los requisitos cambiantes, incluso aquellos que surjan sobre el final del proyecto, aceptando la incertidumbre y reconociendo que una modificación tardía puede tener mucho valor para el cliente final. 
  3. Entregar valor con frecuencia.
  4. Facilitar la comunicación entre las diferentes partes interesadas en un proyecto y sincronizar a las personas que crean valor con las que lo planifican o venden.
  5. Construir proyectos alrededor de individuos motivados, reducir la micro gestión y potenciar a los miembros más proactivos de cada equipo.
  6. Comunicarse en forma directa y personal es la clave de interacciones constructivas, más allá de que la conexión entre los involucrados pueda desarrollarse en forma presencial o virtual.
  7. No es relevante la cantidad de horas de trabajo invertidas en un proyecto sino los resultados obtenidos.
  8. Mantener un ritmo de trabajo sostenible.
  9. Trabajar en pos de lograr la excelencia continua mejora la agilidad, y permite que los cambios generen pocos errores y eviten un mal funcionamiento.
  10. La simplicidad es esencial.
  11. Conformar equipos auto organizados para generar mayor valor: la libertad y flexibilidad en la gestión produce trabajadores más motivados y eficientes. 
  12. Establecer la mecánica necesaria para reflexionar y ajustar regularmente la forma de trabajar para aumentar la eficacia.

Metodología agile: ¿un antídoto para las problemáticas de la época?

La agilidad está permitiendo a las empresas avanzar en los peores escenarios y en circunstancias complejas como las que atravesó y atraviesa el mundo. Entre ellas: 

  • Las oportunidades, obstáculos y desafíos que plantea la pandemia, 
  • La crisis de los contenedores y su impacto en la disponibilidad de productos a nivel internacional, 
  • Los retos que genera el e-commerce, especialmente en la gestión de stocks y la distribución la última milla, 
  • Las transformaciones que produjeron en el sistema productivo la inteligencia artificial y la automatización
  • Las dinámicas laborales que disparó la adopción del home office como modalidad de trabajo, tanto en términos de adecuación de las empresas a las exigencias de sus profesionales, como en relación a la disponibilidad del talento a nivel transnacional

El informe anual Pulse of the Profession® del Project Management Institute (PMI) concluyó que las organizaciones estuvieron a la altura de los desafíos planteados por el Covid-19 y sus problemáticas asociadas

De los proyectos que salieron adelante en los últimos meses:

  • 73% cumplió los objetivos originales y la intención comercial, 
  • 62% se ejecutó dentro del presupuesto 
  • 55% se cumplimentaron a tiempo. 
Project management institute sobre las organizaciones con metodologías ágiles y los objetivos a cumplir
Fuente: informe anual Pulse of the Profession® del Project Management Institute (PMI)

Mientras que el desperdicio de inversiones debido a las deficiencias en la ejecución del proyecto se redujo al 9,4%, dos por ciento menos que en la medición anterior.

La agilidad significó un valor diferencial para aquellas organizaciones que lograron mantenerse.

¿Qué implicaciones tiene la mentalidad agile?

Ulises Martins, profesor del Centro de e-Learning de la UTN.BA, identifica cuatro claves de la mentalidad ágil:

  1. Comprender que los requerimientos de un producto o servicio por lo general cambian con el transcurso del tiempo, a raíz de múltiples factores, como las modificaciones regulatorias que se incorporan al marco legal, y las transformaciones que experimentan la organización o el mercado, entre otras. 
  2. Entender que el objetivo de la actividad laboral es crear valor para la organización, y que no consiste es el mero cumplimiento de un plan o metas inicialmente definidas.
  3. Asumir que resulta prácticamente imposible crear el mejor proyecto en un solo intento, y que sus etapas de desarrollo son un camino de experimentación y aprendizaje, donde es necesario tener feedback frecuente del usuario o cliente, para descubrir conjuntamente con él, cuál es la mejor forma de avanzar y los ajustes que deben incorporarse al proyecto.
  4. Tener claro que la mentalidad ágil es simplemente reconocer el estado actual de situación de un proyecto u organización, y actuar en consecuencia para lograr los mejores resultados de una manera proactiva y dinámica.

Beneficios que aportan las metodologías ágiles

Entre las ventajas que aportan el enfoque de trabajo agile, María Tena destaca las siguientes:

  • Mejoran la calidad, reduciendo los errores en los entregables e incrementando la experiencia y funcionalidades para el cliente.
  • Generan mayor compromiso interno, aumentando la satisfacción de los empleados y generando conciencia de equipo.
  • Imprimen rapidez, al achicar los ciclos de producción y minimizar los tiempos de reacción y toma de decisiones.
  • Incrementan la productividad, asignando mejor y de un modo más dinámico los recursos.

A las cuáles podríamos sumar:

  • Disminución de los márgenes de error en la consolidación de un producto o servicio.
  • Optimización de los recursos y esfuerzos de la organización.
  • Mejores experiencias de cliente y mayores niveles de fidelización de los mismos.
  • Ambientes de trabajo más saludables.
  • Retención de los talentos más destacados.

Marcos de trabajo ágiles más implementados: cómo elegir el más conveniente

A partir de un reporte de Deloitte sobre Frameworks Agile y un informe Wrike, compartimos los siete marcos ágiles de mayor popularidad a nivel internacional: 

1) Scrum: Roberto Touza señala que se trata de un marco de trabajo utilizado para desarrollar productos complejos, a partir de buenas prácticas y reglas que proveen la estructura para ayudar al equipo a reducir la complejidad técnica, comercial e interpersonal del desarrollo. Desecha los tiempos desperdiciados en el desarrollo de características no esenciales.

2) Kanban: surgió en Toyota Production System (TPS), donde la producción se basa en la demanda de los clientes y no en la práctica tradicional fabricar productos e intentar venderlos en el mercado. Para Kanbanize, su propósito fundamental consiste en minimizar desperdicios sin afectar la producción, creando mayor valor para el cliente sin generar más gastos.

3) Extreme Programming (XP): busca mejorar la calidad para satisfacer las necesidades en constante evolución del cliente. 

4) Adaptative Project Framework (APF): considera que la mayoría de los proyectos no pueden ser manejados con métodos tradicionales de gestión, a partir del contexto de cambvio e incertidumbre actual del mercado.

5) Crystal Clear: se centra en las personas y no en los procesos, a partir de 7 propiedades, de las cuales las tres primeras son obligatorias: entrega frecuente, mejora de la reflexión, comunicación osmótica, seguridad personal, enfoque, fácil acceso a usuarios expertos, y entorno técnico con pruebas automatizadas, gestión de configuración e integración frecuente.

6) Feature-Driven Development (FDD): es un marco de desarrollo basado en funciones se apoya en la idea de crear modelos de software cada dos semanas, lo cual requiere un plan de desarrollo y diseño independiente para cada función del modelo. 

7) Dynamic Systems Development Method (DSDM): método de desarrollo de sistemas dinámicos que surge para proporcionar un marco industrial común que garantice la entrega rápida del producto. 

A partir del conocimiento de los diversos tipos de framework, elegir el más apropiado para cada proyecto no es sencillo.

Wrike refiere prácticas recomendadas por el Organizational Project Management Maturity Model (OPM3) y la Implementing Organizational Project Management Guide del Project Management Institute:

  • En primera instancia se debe realizar una evaluación del tamaño y alcance del proyecto, y determinar sus impulsores, entendiendo los objetivos clave del cliente y resultados esperados. 
  • A partir de allí es preciso identificar los objetivos, resultados y prioridades del proyecto. 
  • Luego hay que avanzar con la creación de una lista de las metodologías que podrían adecuarse y clasificarlas. El marco elegido debe ser aquel que respalde a la mayoría de los impulsores, objetivos, resultados y prioridades. 
  • Una vez efectuada la elección, habrá que supervisar su funcionamiento y si no produce los resultados esperados, modificarlo o cambiar de marco.

Agile coach: un rol clave para adaptar a las empresas a las nuevas exigencias del mercado

La incorporación de la metodología agile en las organizaciones trajo aparejada el surgimiento de nuevas posiciones laborales, entre ellas el agile coach, un perfil integral:

  • con mayor autoridad y seniority organizacional, 
  • que trasciende a los marcos de trabajo y las herramientas, 
  • que cuenta con los atributos para proveer dirección y foco la dinámica de los equipos.

Ulises Martins y Hernán Ricchio, docentes del curso Agile Grand Coach del Centro de e-Learning de UTN-BA, explican que la temática que se trabaja desde este rol es de un nivel superior al tradicional Scrum Master:

  • abarca cuestiones centrales que hacen que un equipo de trabajo sea ágil, 
  • trasciende a un marco de trabajo específico (Scrum, KanBan o cualquier otro)

Mientras que el ideal del agile coach reside en:

  • los resultados de negocio.
  • la efectividad para conseguirlos (en términos de uso de recursos y tiempos de entrega).
  • la motivación y satisfacción profesional de quienes trabajan en el equipo.

Para Martins y Ricchio, las herramientas que no pueden faltar en el desempeño profesional de este tipo de perfiles son la conversación Individual (cara a cara, presencial o virtualmente), la indagación, la escucha activa, considerar al aprendizaje como un valor esencial e irremplazable (tomando al error como una oportunidad de crecimiento), provocar atractivos para que una persona realice acciones motivado en lugar de empujarlo a hacerlas obligado, y la gestión de acuerdos para materializar expectativas.

En definitiva, un agile coach es un líder profundo, memorable, que se deja conocer y conoce integralmente a su equipo y a cada persona, en ocasiones más de los que se conocen ellos mismos. 

¿Quiénes implementan metodologías ágiles?

Google, Spotify, Amazon, Microsoft, Yahoo y Netflix son solo algunas de las compañías que adoptaron los marcos de trabajo ágiles como parte de sus procesos internos. 

También se destacan por el uso de marcos de trabajo ágiles Apple, Adobe, Spotify, IBM e Intel, y en el ámbito de las telecomunicaciones BellSouth, British Telecom, Motorola y Nokia.

Mientras que en el sector financiero encontramos a Bank of America y Merrill Lynch, entre otras entidades.

En la aeronáutica Boeing y Lockheed Martin implementan enfoques agile. También lo hacen Ferrari y 3M.

¿Dónde capacitarse en metodologías agile?

El Centro de e-Learning de la UTN.BA ofrece interesantes propuestas de capacitación adaptadas a los requerimientos actuales del mercado. Entre ellas los siguientes cursos online focalizados en la adquisición de competencias para desarrollar proyectos ágiles:

Dejá tu comentario