Inicio ArtículosAdministración y empresas Teletrabajo 3.0: una tendencia que crece en pymes y trabajadores autónomos

Teletrabajo 3.0: una tendencia que crece en pymes y trabajadores autónomos

por Redacción

Comprender las herramientas y técnicas del trabajo remoto permite a las pequeñas y medianas empresas, y a los profesionales independientes, ser más productivos y adaptarse a la situación actual de pandemia. Adquirir estas competencias permite mejorar la eficiencia y disminuir costes.

La pandemia masificó el teletrabajo durante los primeros meses de la cuarentena, permitiendo experimentar las ventajas de una modalidad laboral que hasta el año pasado tenía una incidencia muy leve en las organizaciones.

Conforme se fue permitiendo el desarrollo de diversas actividades productivas en forma presencial, la mayoría de las empresas optaron por continuar manteniendo a parte de sus plantillas cumpliendo con sus obligaciones a distancia. Principalmente aquellas personas cuyas responsabilidades no requieren estar físicamente dentro de los establecimientos que posee una compañía, o los colaboradores que se encuentran en los grupos de riesgo frente al Covid-19.

Las pymes pueden evolucionar como compañías teletrabajadoras para ser más eficientes y reducir costes.

Diversos estudios de mercado muestran el impacto que está teniendo el trabajo remoto en estos últimos meses:

  • Un relevamiento realizado por Apex America mostró que un 93% de las empresas consultadas de Chile, Argentina y Colombia, logró mantener o mejoró sus resultados con el teletrabajo. El 47% sostendrá esta modalidad, mientras que el 42% aún no descarta seguir practicándola. Lo cual implica que el 89% la implementará en forma permanente o evalúa hacerlo.
  • Una encuesta desarrollada por Mercer y Whalecom reveló que el 82% de los empleados elegiría el home office si pudiera escoger la forma de trabajar. Un 63% contestó que se siente más eficiente desempeñándose en esa modalidad. En esta línea, el estudio “Teletrabajo en la Argentina en contexto de aislamiento social”, efectuado por la Red Internacional de Educación para el Trabajo (RIET), manifestó que el 63% de los trabajadores desea seguir trabajando desde sus casas luego de los períodos de aislamiento obligatorio.

Un ejemplo de esta tendencia que encuentra conformidad entre empleadores y empleados, es Microsoft. Según informó The Vergue, parte de los colaboradores de la compañía tecnológica podrían acogerse al formato home office de forma permanente o teletrabajar el 50% de la jornada en forma remota.

Google también se apuntó a esta dinámica, anunciando que sus empleados podrán trabajar desde sus casas hasta julio de 2021.

A partir del salto tecnológico que se ha experimentado en las últimas décadas en las herramientas online, con los costos informáticos más accesibles, las mejoras en las redes de comunicación y el uso en el incremento de Internet, el teletrabajo (también llamado trabajo remoto) se convierte en la actualidad en una alternativa de empleo muy importante y creciente, especialmente dada la situación mundial”, confirma Andrea Magnone, coordinadora del curso de e-learning ‘Adaptarse y Crecer con el Teletrabajo 3.0’, que imparte el Centro de e-Learning de la UTN.BA.

Lo interesante es que la modalidad de home office no es propicia solamente para empresas tecnológicas como Microsoft o Google, sino también para el resto de las compañías, sin importar su tamaño.

Como explica Leandro Di Matteo, coordinador del curso ‘Convertir a tu pyme al teletrabajo 3.0’ de la UTN.BA., las pequeñas y medianas empresas pueden evolucionar como compañías teletrabajadoras para ser más eficientes y reducir costes, aprovechando las capacidades que ofrece la red de servicios online que utilizan a diario.

La pandemia masificó el home office durante los primeros meses de la cuarentena, permitiendo experimentar sus ventajas.

El teletrabajo es una nueva forma flexible de organización del trabajo, que aplica a todas las empresas interesadas en mantener a todos o parte de sus colaboradores trabajando desde sus casas. Consiste en el desempeño de la actividad profesional sin la presencia física del trabajador de la empresa durante la totalidad de su horario laboral o parte del mismo, combinado con la automatización de servicios y herramientas para llevar su eficiencia al máximo, incluso fuera de su horario laboral”, explica Di Matteo.

En este sentido, Andrea Mangone destaca la importancia de adquirir cuatro competencias puntuales para la gestión de procesos de trabajo remoto, tanto en relación a las pymes que pretenden avanzar en esta dinámica, como para los trabajadores autónomos que deben ofrecer sus servicios sin tener contacto presencial con sus clientes:

  1. Conocer los conceptos fundamentales del teletrabajo para poder implementarlo.
  2. Aprender las buenas prácticas de esta modalidad de trabajo y cómo realizar una transición hacia el teletrabajo.
  3. Incorporar herramientas avanzadas de trabajo a distancia para ser más eficientes en su labor diaria.
  4. Conocer cómo automatizar flujos de teletrabajo para ahorrar tiempo y cometer menos errores.

Conforme se prolongue la pandemia, la necesidad de incorporar estos conocimientos será imprescindible para mantener operativas a las empresas en todo momento. Incluso, frente a eventuales nuevas medidas de aislamiento social obligatorio y restrictivo, como está ocurriendo en Europa frente a la nueva ola de contagios de Covid-19.

No obstante, el home office ha llegado para establecerse como una modalidad que será utilizada en mayor o menor medida por gran parte de las empresas y profesionales, más allá de la pandemia.

Si te interesa incorporar herramientas y técnicas para el teletrabajo 3.0, con el objetivo de darle mayor eficiencia a tu pyme o para desarrollarte como profesional autónomo, te sugerimos realizar los cursos online ‘Adaptarse y Crecer con el Teletrabajo 3.0’ y ‘Convertir a tu pyme al teletrabajo 3.0’, que imparte el Centro de e-Learning de la UTN.BA.

Deja un comentario