Inicio ArtículosComunidad Cómo crear un CV con impacto

Cómo crear un CV con impacto

por Redacción

Una hoja de vida constituye la primera impresión de un candidato en el marco una búsqueda laboral. Si está bien planteada, generará una predisposición positiva y permitirá continuar avanzando en el proceso de reclutamiento.

Los currículums vitae deben reflejar el estilo de cada persona. Por ello es importante que cada CV exprese con la mayor precisión posible y en un formato sintético, las características más destacadas de cada profesional o trabajador, el valor agregado que puede aportar a una organización, sus experiencias laborales más cercanas y exitosas, y sus principales competencias, habilidades y fortalezas.

En general, se considera que una hoja de vida es un instrumento de marketing personal y una guía para los reclutadores, ya que les permite acceder en forma sucinta a un sumario de los antecedentes y capacidades de cada persona.

El Servicio de Carreras de la Universidad de Harvard actualizó recientemente su documento ‘Resumes and Cover Letters. An Extension School Resource’, que analiza las cuestiones clave a incluir en un currículum vitae y los principales errores que se suelen cometer, entre ellos: ortográficos y gramaticales, falta de información de contacto, la utilización de lenguaje pasivo e inespecífico, dificultad de lectura y una extensión desmedida. 

Un modelo de currículum vitae que es exitoso en un momento determinado, puede dejar de serlo en un futuro.

Por su parte, la empresa GBS Recursos Humanos explica que para tener éxito con el currículum es importante prestar atención a siete aspectos:

  1. Cuidar la redacción del documento y adaptarlo al puesto de trabajo al que se opta, a la oferta.
  2. Presentar las cualificaciones y competencias de manera clara y lógica.
  3. No olvidar ningún detalle que sea significativo, ni de fondo ni de forma.
  4. Debe ser breve: máximo dos hojas, aunque lo ideal es una sola.
  5. En el apartado de experiencia laboral, destacar empleos relacionados con el puesto al que se opta.
  6. Si la experiencia profesional es breve o inexistente, poner en valor la formación y los periodos de prácticas y colaboraciones.
  7. Prestar especial atención en no ‘exagerar’ o ‘hinchar’ el currículum.

Uno de los ejemplos más difundidos en los últimos años sobre buenas prácticas en la confección de CVs tuvo como protagonista a Katie Simon, una joven emprendedora que creó el proyecto More Money For Me para orientar a los jóvenes en el ámbito profesional y económico. Su trascendencia internacional se dio cuando Google y unas 20 startups de primera línea, consideraron a su CV como perfecto.

Una hoja de vida es un instrumento de marketing personal y una guía para los reclutadores.

La clave del éxito de su hoja de vida radicaba en 9 factores puntuales, que la misma Simon dio a conocer:

1. Pensar al currículum como un esquema para la entrevista de trabajo ideal, incluyendo información que oficie como respuesta a las preguntas que cada persona quisiera que le hagan para causar una buena impresión.

2. Focalizarse en la calidad del documento, evitando la utilización de grandes cantidades de texto que desvíen la atención de lo realmente importante, que den sensación de desorden, o que generen confusión e incluso rechazo.

3. Más es menos: en una página debe caber con comodidad toda la información sustancial. En cada sección deben incluirse un máximo de tres o cuatro subsecciones, con dos o tres puntos de enumeración de una línea.

4. Enfatizar los resultados obtenidos primero (si es posible compartiendo los números de logros alcanzados), y luego las habilidades.

5. Agregar una sección de proyectos, que permita visualizar el espíritu emprendedor e innovador del candidato (una característica generalmente muy valorada por los reclutadores). Pueden ser iniciativas exitosas desarrolladas en la universidad o en una ONG, o un blog personal.

6. No incluir las experiencias laborales más antiguas y eventualmente conservar solo aquellos antecedentes de larga data que agreguen mayor valor.

7. Incluir algún dato extraño que genere interés y curiosidad. No debe estar necesariamente relacionado con su actividad profesional o los trabajos previos, pero debe mostrar atributos positivos como el espíritu empresarial, la imaginación o la capacidad de prosperar bajo presión.

8. Como el CV solo debe incluir información esencial de cada persona, se pueden incorporar enlaces para que el entrevistador, pueda consultar fuentes que le permitan tener un mayor conocimiento personal sobre el candidato. Por ejemplo, su perfil de LinkedIn o una web personal. Lo importante es que estas fuentes estén relacionadas con la industria específica en la que una persona se está postulando.

9. El currículum debe estar adaptado y dirigido al empleador. En lugar de enviar el mismo CV a todas las empresas, se puede parametrizar cada envío resaltando los aspectos personales que mayor valor agregado aporten a cada organización en específico.

No obstante, vale destacar que un modelo de currículum vitae que es exitoso en un momento determinado, puede dejar de serlo en un futuro. El mundo cambia, las reglas del juego se transforman, y lo que funcionó hasta hace poco tiempo rápidamente puede tornarse obsoleto.

Si te interesa conocer las nuevas tecnologías de la información que se utilizan para evaluar, seleccionar y reclutar mejores candidatos con herramientas 2.0, te invitamos a conocer el curso ‘Experto Universitario en Reclutamiento 2.0 y Selección por Competencias’ impartido por el Centro de e-Learning de la UTN.BA.

Deja un comentario