Inicio ArtículosEducación y Capacitación Semáforo emocional: Educando la inteligencia emocional

Semáforo emocional: Educando la inteligencia emocional

por Redacción

Las emociones son parte de nuestra cotidianidad y aprender a lidiar con ellas nos permitirá afrontar el día a día eficientemente. Conoce esta técnica para educar la inteligencia emocional en los chicos.

Todos hemos conocido un chico, incluso un adulto al que le cuesta lidiar con una negativa. O que no saben manejar la frustración. Como formadores entendemos que para preparar a los chicos y permitirles desenvolverse eficientemente en la sociedad es imprescindible que se inicien y desarrollen su Inteligencia Emocional. 

El semáforo emocional

Anteriormente hablamos de cómo ayudar a los chicos a entender y conocer sus emociones. Hoy compartiremos una estrategia popular que además puede resultar divertida para los chicos: un semáforo emocional. Este semáforo puede enseñarles a lidiar las emociones según el color del semáforo. Conoce más de esta técnica.

Luz roja. Alerta

✓ Ira ✓ Rabia Cuando las emociones son extremas y nos generan grandes dosis de ira o rabia. El semáforo se pone en luz roja. Los chicos saben que la luz roja significa, detente y aguarda el paso.  Por ende, la luz roja emocional significará: espera. Enseñarles a los chicos que cuando su luz es roja, deben tomarse 10 minutos para calmarse, respirar y pensar antes de actuar para evitar arrepentirse de los actos. Esta puede ser una técnica útil para lidiar con los conflictos en el aula. En el aula, podemos brindarles a los chicos un espacio donde puedan sentarse y tranquilizarse. O permitirles que desde su asiento se tomen unos minutos en los que no los forcemos a hablar. 10 minutos pueden hacer la diferencia. Aquí el chico podrá reflexionar: ¿qué ocurrió?, ¿por qué ocurrió?, ¿cómo puedo solucionar lo acontecido? 

Luz amarilla. Precaución

✓ Frustración ✓ Tristeza Cuando no entendemos lo que ocurre, nuestro corazón se acelera o tenemos un nudo en la garganta, estamos en luz amarilla. Y como la luz amarilla del semáforo nuestro estado es de precaución. En esta etapa del semáforo debemos buscar que los chicos verbalicen sus sentimientos. La verbalización facilitará la expresión de los sentimientos y les permitirá reflexionar sobre ellos. ¿Qué me molesta realmente?, ¿cómo lo está exteriorizando mi cuerpo?, ¿qué necesito para resolver el malestar?  

Luz verde. Avancemos

✓ Alegría ✓ Empatía Cuando estamos en luz verde estamos plenos. Los chicos en luz verde tienen la posibilidad de exteriorizar su alegría y hacerla contagiosa. Igualmente en este estado, son capaces de ser empáticos con los chicos en luz amarilla y pueden ser mediadores para ayudarlos a resolver sus malestares. Es bueno en este estado también estudiar las emociones que sentimos para convertirlas en una zona de confort. ¿Qué me hace feliz?, ¿cómo puedo hacer sentir bien y feliz a los demás?, ¿qué cosas me traen o me sacan de este estado?

¿Alguna vez has utilizado esta técnica?

Si ya la usas o te inspiramos a usarla, cuéntanos en los comentarios cómo te fue.

Deja un comentario