Inicio ArtículosEducación y Capacitación Gestión de conflictos en el aula

Gestión de conflictos en el aula

por Redacción

Uno de los desafíos que deben enfrentar a diario los maestros es cómo resolver en forma efectiva  los conflictos que pueden aparecer en el aula.

La convivencia siempre es difícil y es por eso muy importante que los docentes encuentren herramientas y métodos para restablecer la armonía. En la publicación “La gestión de conflictos en el aula. Factores determinantes y propuestas de intervención” del profesor Antonio Pantoja Vallejo de la universidad de Jaén, se establecen recomendaciones y métodos de actuación ante diversos escenarios. Algo importante que aclara la publicación es que no debe confundirse conflictos con violencia en el aula. El conflicto no siempre entraña situaciones de violencia. Un conflicto se produce “cuando hay un enfrentamiento de los intereses o  las  necesidades de una persona con los de otra, o con los del grupo, o con los de quien detenta la autoridad legítima “. En cambio la violencia es un “comportamiento agresivo con la intención de causar daño físico, verbal o psicológico a otra persona, que es  juzgado inadecuado socialmente, incluso penado por la ley”. Una buena tarea llevada adelante en el aula para la gestión de conflictos, tendrá precisamente como finalidad resolverlo antes de que este derive en una situación de violencia. 

Métodos de gestión

El docente, a través de su propia forma de ser, de su estilo de educar o de su concepción ideológica, debe saber utilizar el conflicto con habilidad, regularlo y darle un tratamiento positivo. Esto se logra a través de procesos de mediación y negociación. Ambos son formas complementarias. Y estos mejorarán la convivencia y el clima escolar.

Negociación colaborativa

La negociación colaborativa busca que ambas partes reflexionen y consigan una solución adecuada a sus demandas. Este es el sistema  de negociación que debe imperar en los centros educativos por cuanto existe un vínculo afectivo y en un plano de igualdad. En ocasiones esta negociación se resuelve mejorando la comunicación entre las partes o relegando a un lugar secundario los intereses puramente personales.

Mediación

El proceso mediador, en tanto, deriva directamente de la negociación y supone la presencia física de una tercera persona que actúa como neutralizante de las actitudes y los comportamientos derivados de un conflicto, como son agresión, violencia, falta de respeto, etc.  Es el depositario además de los acuerdos que se tomen y deberá velar por su cumplimiento. En el caso de los grados con tutores es este quien suele ocupar este puesto. En algunos centros educativos y en determinadas situaciones, los mediadores son los propios alumnos. La mediación entre iguales tiene la ventaja de que estimula la autonomía dentro del grupo en la gestión de sus propios conflictos sin necesidad de que personas adultas o externas tengan que actuar. Además, es un tipo de modelado más eficaz por cuanto el compañero adquiere unas habilidades para la convivencia que le convierten en punto de reflexión y de imitación que se aleja bastante de las imposiciones de los adultos. No obstante, presenta algunas desventajas, tales como que se produzca un rechazo del grupo hacia el mediador debido a una falta de experiencia y la necesidad de una formación previa que en ocasiones es difícil de llevar a cabo.

¿Cómo resuelves tú los conflictos que se presentan en tu clase?

¡Cuéntanos en los comentarios!

Deja un comentario