Inicio ArtículosEducación y Capacitación Gamifica en tu aula con estos componentes

Gamifica en tu aula con estos componentes

por Redacción

En la educación la gamificación está avanzando a grandes pasos es por eso que quisimos detallar los componentes necesarios para gamificar en el aula.

Anteriormente conversamos sobre la gamificación. Una tendencia que está tomando fuerza en la educación. Sin embargo, ¿qué necesitamos para gamificar?

Gamificando en el aula

La gamificación parte de adaptar el mundo lúdico al entorno de aprendizaje. Toma como modelo a los videojuegos, generando un método divertido de adquirir y premiar el conocimiento, interesando más a los alumnos.

Se ha mostrado que llevando la gamificación al aula se ayuda a que los alumnos trabajen con más ganas y que tiene efectos positivos en el desarrollo del pensamiento crítico, las habilidades analíticas y la resolución de problemas. Para trabajar mediante esta técnica el maestro debe poner en práctica un formato de unidades didácticas especiales con base en el entretenimiento.

Existe el mito de que la gamificación es únicamente digital. El juego de aprendizaje puede ser completamente analógico y puede ser tan sencillo o complejo como se nos ocurra. Podemos desde plantear un juego complejo, hasta premiar ciertos comportamientos que luego tienen consecuencias.

Antes de iniciar una tarea de gamificación deberás responder algunas interrogantes:

  • ¿Qué es lo que quieres enseñar?
  • ¿Cómo puedo plantear esta enseñanza en un juego?
  • ¿Cómo puedo utilizar las inteligencias múltiples para mejorar la enseñanza y potenciar el juego?
  • ¿Tengo herramientas tecnológicas o prefiero realizar un juego de enseñanza 1.0?

¿Cuáles son los componentes de la gamificación?

Tras resolver las interrogantes básicas para plantear nuestro proceso de gamificación, llegó el momento de gamificar.

Los siguientes componentes pueden ayudarte a realizar un juego divertido, novedoso y realmente constructivo para tus alumnos.

√ Otorga puntajes

Haz una tabla de puntos y otórgalos según metas alcanzadas. Esto es ideal para hacer en equipo, ya que los chicos aprenderán como cada integrante del equipo puede aportar algo para alcanzar una meta.

Mientras más logros, más puntos. Luego se puede otorgar una recompensa a los ganadores; un día sin tareas, un rato libre.

√ Premia con insignias

Las insignias al modo de los boy scouts, también conocidas como badges, sirven como reconocimiento público. Así cuando un alumno logra un objetivo se lo puede “condecorar”.

Esto los alienta y motiva a querer aprender más.

La insignia puede ser algo que puedan colocar en su uniforme por unos días, puede ser algo que acumulan en un reto digital o incluso puede ser una responsabilidad que se considere privilegiada, como cuidar a la mascota de la clase.

√ Asigna niveles

Tal como en los juegos donde se pasa de nivel, es bueno trabajar en clase de esta manera. A medida que cumplen sus objetivos pasan a otro. Esto los ayuda en la superación.

√ Promueve el trabajo en equipo

Muchos de los componentes aquí expuestos impulsan el trabajo en equipo. Es ideal crear equipo multidisciplinarios, donde cada chico tenga distintas inteligencias desarrolladas y cada uno sea bueno en algo distinto, por ejemplo: chicos visuales, kinestésicos y auditivos cuyos fuertes sean la matemática, lengua y artística.

De este modo podrán también aprender entre ellos.

√ Juego sin final

En el aula como en muchos juegos no se trata de terminar un nivel si no de avanzar por muchos. Hacer un macro juego que no termine si no que evolucione es positivo.

Al alcanzar determinada meta, pasan de nivel y trabajan en otras tareas. Quienes puedan avanzarán y aquellos que necesiten más tiempo, podrán tenerlo y nosotros podremos apoyarlos individualmente hasta que puedan pasar.

Esto ayuda a que todos reciban la enseñanza que necesitan respetando sus tiempos

¿Cómo aplicarías estos componentes?

¡Cuéntanos en los comentarios!

Deja un comentario