Inicio ArtículosMarketing y Comunicación La publicidad en el apogeo digital

La publicidad en el apogeo digital

por Redacción

En la actualidad, cuando pensamos en publicidad nos imaginamos un video viral, una campaña en Facebook o un hashtag para compartir. El Marketing Digital cambió la visión clásica que teníamos de esta práctica completamente, será entonces la publicidad ¿una práctica en desuso?

Tan avasallantes son los medios digitales, tan imperantes en las mentalidades y tan atractivos, que aun cuando se piensan estrategias para los ámbitos de publicitarios de producción gráfica, no puede dejar de hacerse cierta mención a la continuidad que dicha oferta tendrá si se visita determinado sitio o si interacciona en cierta red social de determinada manera.

Este proceso ha sido lo suficientemente vertiginoso como para que uno llegue a preguntarse si aún sigue vigente el concepto de publicidad a la antigua usanza o si, por el contrario, se ha resignificado de una manera más adecuada a los medios de comunicación de hoy.

La publicidad en sí misma es un ejercicio de promoción gracias al cual se busca que un destinatario adquiera determinado producto. Ese fin último que llamamos conversión sigue manteniéndose vivo fuera cual fuere el medio en el que la publicidad se expusiera.

“La publicidad hoy en día es ineficiente”

Sin embargo, dicen especialistas en el área como Adityanath Jha, que “La publicidad hoy en día es ineficiente” y esto tiene que ver básicamente porque no se tiene en cuenta al receptor en la generación de la misma.

¿Cómo debe ser pensada la publicidad?

Dada la aparición de las nuevas tecnologías de la comunicación, TIC, se masificado el flujo de información de manera creciente, la publicidad tiene que contener ideas más generalistas. Esto significa que no debe abundar en localismos sino que tiene que hablar a un mundo más global, en términos que se comprendan desde todo tipo de potencias. Amoldarse a la universalidad que ofrecen las TIC y ofrecer publicidad mejor pensada para las nuevas herramientas.

No es que la publicidad en sí misma haya desaparecido, puesto que todas las redes que integran el Social Media se nutren constantemente de los avisos publicitarios que los comercios generan; sino que lo que debe repensarse es el proceso constructivo de la misma. La comunicación debe cambiar, es distinta una publicidad de revista dominical que la que se propaga a través de Facebook el mismo domingo.

La variación tiene que ver con muchos factores, desde la calidad de imagen de los dispositivos desde que se ve la publicidad digital, pasando por la universalidad que otorga la difusión vía Internet. También cambia un punto primordial, e importante, en el mundo digital que podríamos decir que es el más más destacado y es las herramientas digitales permiten la posibilidad de medir nuestras estrategias.

Hoy, las herramientas de medición permiten saber cuántas personas vieron mi publicidad, cuántas la recibieron pero la pasaron por alto, quiénes se detuvieron más tiempo en ella y quienes, por el contrario llegaron a un link que desecharon inmediatamente; y además nos permite hacer cambios durante la duración de la campaña. En contrapartida una publicidad gráfica que formaba parte de una revista, por ejemplo, puedo tener un número real de la tirada de esa producción y de la adquisición de la misma por el público, pero saber qué pasó después en el momento en que los lectores se enfrentaron con lo que tenía para comunicarles es absolutamente imposible y en ello radica una importante distinción.

Entonces… ¿para qué la publicidad?

Hasta ahora hemos hablado de plataformas o de medios, pero ni por casualidad nos podremos atrever a decir que la publicidad no existe más. Muy por el contrario, siempre que haya productores que deseen vender más y mejor habrá una agencia de marketing cerca elaborándole las publicidades que se necesitan para la difusión o el acrecentamiento de clientes.

De este modo la publicidad puede ser una manera de atraer tráfico a tu sitio web. Mejorar las ventas de tu eCommerce o dar a conocer tus servicios. Al igual que su madre analógica es la voz e imagen de lo que ofreces y es la manera de crear conexión con tu posible  cliente.

Es por ello que todo quién desee vincularse con el ámbito del marketing debe tener un conocimiento obligatorio de publicidad para saber, entre otras cosas, cómo, cuándo y dónde gestionarla, cuáles son los fuertes y cuáles las debilidades de este tipo de acción promocional y muchas otras cuestiones más que es probable que te permitan afirmar la pervivencia del campo.

Publicidad digital y su implementación

Claro que para la publicidad gráfica el ojo estaba mucho más puesto en la producción de la pieza que en el canal de difusión que seguramente ya estaba previamente acordado. Ahora, con la publicidad digital las piezas gráficas deben ser cuidadas en contenido y en captación de atención pero no requieren, en la mayoría de los casos, el trabajo al detalle.

Por el contario, lo que sí se deben aprender son muchas otras cuestiones prácticas que tienen que ver con el alcance, la activación y más variables de gestión. Hoy la publicidad en Facebook, Twitter y demás redes sociales actúa más parecida a un cartel de esos de ruta que se interponen en medio de un recorrido y que, frente a su aparición, debe verse sí o sí, o sino esquivarla. En este sentido podría ser el sumun de la intencionalidad publicitaria porque justamente será una gráfica que se pondrá por delante del consumidor cuando él se encuentra descansando o paseando por una red social.

Poder gestionar una campaña de publicidad es algo que todo el que se vea vinculado con el marketing tienen que saber hacer. La publicidad es y seguirá siendo entonces el medio para darnos a conocer, solo que ahora usamos herramientas más acertadas y controlables que en otras épocas.

¿Cuál crees que será el próximo paso de la publicidad digital?

Deja un comentario