Inicio ArtículosAdministración y empresas El desafío profesional de crear ambientes sanos en el trabajo

El desafío profesional de crear ambientes sanos en el trabajo

por Redacción

El mundo está cambiando. La llegada y el uso de las tecnologías suponen soluciones a cosas que antes considerábamos normales y ahora podrían ser un problema. En el pasado se utilizaban en los aerosoles químicos que dañaban la capa de ozono. ¿Cómo podríamos saberlo? A medida que avanza la tecnología nos damos cuenta que ciertas prácticas son dañinas y también aprendemos maneras de cambiarlas para revertir sus efectos.

Los nuevos modelos de empresas apostaron en los últimos años a cuidar al trabajador con más derechos laborales. Buscando que la actividad diaria sea más placentera, y entendiendo que un sistema con empleados sanos y sin riesgos de sufrir accidentes ayudan a mejorar la productividad, en medio de un mundo altamente competitivo.

Repercusión en el clima laboral

No se trata solo de darle a cada trabajador herramientas para trabajar en un lugar donde pueda desempeñar su labor. Sino de crear entornos sanos y limpios, que cuiden el medio ambiente y que tengan como una de las premisas cuidar la seguridad y salud del empleado al desempeñarse en cualquier tarea, mientras cumple su jornada laboral.

Es así como la higiene y seguridad laboral se han convertido en un tema que preocupa y en el que invierten cada vez más las compañías. En parte porque los marcos legales las obligan y en parte porque el gasto en seguridad es una inversión.

Si bien el concepto de seguridad industrial comienza con el desarrollo de la Revolución Industrial, hoy en día se la ha dado un vuelco. Para que, los cambios de seguridad no sean un problema sino que mejoren el entorno y faciliten las tareas, lo cual irremediablemente afecta de manera positiva el desempeño. Así como también reduce las faltas por enfermedad y permisos por accidentes.

“…el gasto en seguridad es una inversión.”

Elton Mayo en 1925 hizo “El experimento de Hawthorne” y logró vincular como la satisfacción de las personas repercute en su desempeño laboral. En su caso logró resultados positivos cambiando la intensidad de la luz. Lo sorprendente era, que no trabajaban mejor con más o menos luz, la gente trabajaba mejor porque sentían que estaban haciendo cambios por su bienestar.

Lógicamente esto no quiere decir que haremos cambios azarosos, solo para que mejore la productividad. Pero si demuestra que hacerlos de manera efectiva mejorará, la seguridad en la jornada, el clima de la empresa y por ende la productividad laboral.

Un sin fin de riesgos

Las condiciones inseguras en el lugar de trabajo son infinitas y actualmente entendemos que no se limita solo al sector o departamento industrial sino que también existen en sectores que podríamos considerar menos riesgosos, como atención al cliente o el departamento de marketing.

Si bien los riesgos más comunes son las caídas, tropiezos y golpes. Existen condiciones inseguras que afectan tanto la integridad de los empleados como el resultado final de sus tareas. Puede ser tan peligroso el uso de una máquina industrial sin protección, como el sentarse mal frente a la computadora, o el estrés.

“El 60 por ciento de los trabajadores y de las empresas consideran que no tienen problemas de seguridad laboral, por tanto «no toman medidas»” Eusebio Rial-González, Director Proyecto Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo.

El profesional de higiene y seguridad laboral

Actualmente, la complejidad del mundo laboral obliga a que la seguridad e higiene laboral sea abordada en forma multidisciplinaria. Desde la ergonomía, la ecología, la fisiología laboral hasta la psicología y las relaciones humanas en el lugar de trabajo.

Esta tendencia ha hecho que los profesionales y técnicos con carreras relacionadas con estas temáticas sean altamente valorados. Ya que deben poder manejar aspectos sociales, económicos, políticos y legales del cuidado del medio ambiente y del trabajador.

El objetivo central de un técnico en seguridad e higiene laboral, está en lograr prevenir los accidentes de trabajo. Y hacer que la prevención no sea un obstáculo para la realización de labores sino que facilite y mejore la ejecución de las mismas. Para ello deberá elaborar un programa preventivo.

En un programa de seguridad industrial preventivo deben tenerse en cuenta algunos factores, como:

  • Analizar los casos de accidentes que ya se hayan producido, identificando causas.
  • Aliarse con los empleados para ofrecer medidas seguras y cómodas, que no interrumpan el flujo de trabajo.
  • Comunicar en forma efectiva a los empleados las medidas de prevención que deben cumplir, con explicaciones sencillas que no generen dudas.
  • Inspeccionar el cumplimiento de las medidas y hacer las correcciones debidas, ya sea bien de la conducta o de la norma.
  • Entrenar a la gente de la empresa para saber qué hacer ante diferentes situaciones de riesgo, como incendios, cortadas u otros.
  • Brindar espacios donde el empleado pueda distenderse. Esto puede evitar accidentes relacionados con el estrés y la rutina.

En tu trabajo, ¿tienen medidas de seguridad? ¡Cuéntanos!

Deja un comentario